Seguro que visitas periódicamente a tu médico para tratar cualquier enfermedad, dolencia o prevenir problemas de salud. Pero, ¿haces lo mismo con tus pies?


Los pies suelen ser la parte nuestro cuerpo que más dejamos en el olvido y nos empezamos a preocupar por ellos cuando tenemos molestias al pisar. Sin embargo, es muy importante mantenerlos sanos y acudir al podólogo al menos una vez al año.

¿Qué es la podología?

La podología es una especialidad médica que estudia y trata las enfermedades del pie. Esta especialidad incluye la investigación, la prevención, el diagnóstico y el tratamiento de dichas alteraciones. Además, la podología también diseña y desarrolla los soportes de pie o planta del pie que necesitan algunos pacientes. Entre las funciones de un podólogo encontramos:

  • Estudio biomecánico de la pisada y la marcha para la prevención de lesiones como tendinitis, fascitis plantar, sobrecargas musculares, etc.
  • Revisión y asesoramiento sobre calzado, especialmente interesante si se practica algún deporte.
  • Podología según la edad, desde podología infantil podología geriátrica.
  • Quiropodia, que incluye el corte terapéutico de uñas, eliminación de callos, etc.
  • Tratamiento de la onicocriptosis o uñas encarnadas.
  • Diagnóstico de afecciones dérmicas como por ejemplo los hongos.
  • Cirugía, cuando se requiera
  • Prescripción de medicamentos.
  • Derivar a otros especialistas, si las afecciones vienen derivadas de otros orígenes.
¿Por qué es importante la cobertura de podología?

La podología en los seguro de salud es sin duda un servicio muy importante y que en algún momento de la vida el asegurado lo necesitará. Y es que nuestros pies soportan el peso de nuestro cuerpo, andamos con ellos miles de kilómetros a lo largo del día, a veces usamos calzado poco adecuado o andamos descalzos. Por estas razones y muchas más hay que mantenerlos sanos. En este sentido, todas las coberturas son importantes, incluso aquellas que tienen una labor de tratamiento y prevención.

¿Qué incluye la cobertura de podología?

La cobertura de podología se incluye en la mayoría de los seguros de salud pero, es cierto que en función de la póliza podemos encontrar que en algunos casos la cobertura está limitada a un número de sesiones al año o aplicar unos copagos.

Por lo general se incluye las consultas al podólogo y las pruebas diagnósticas que solicite el podólogo. Normalmente, se incluye la quiropedia del pie y las uñas, como unas encarnadas, hongos, etc. Además, algunas pólizas también incorporan el estudio biomecánico de la marca y la cirugía ortopédica (sólo las pólizas con hospitalización).

¿Cuáles son los tratamientos más habituales con los que trabajan los podólogos?

Algunas de las patologías más comunes que se pueden curar o prevenir con la ayuda de un podólogo son las infecciones por hongos, el pie de atleta, eliminación de durezas y callos, tratamiento de uñas encarnadas o verrugas. Además, la aparición de síntomas en los pies, como el hormigueo o dolor, puede darte pistas sobre otras enfermedades que puedes padecer, como la diabetes.

Podología infantil

Los niños están en constante desarrollo y corren el riesgo de padecer algunas patologías relacionadas con los pies. Detectarlas a tiempo no solo hará que el tratamiento sea más efectico, sino que, en ocasiones, se evitará intervenciones quirúrgicas o incluso eliminar el trastorno.

Los principales problemas de podología que se ven en las consultas de podología infantil son:

  • Onicocriptosis
  • Mala posición de los dedos
  • Pies planos
  • Pies cavos
  • Pies valgos
  • Pies hacia dentro
  • Poca estabilidad
  • Piernas arqueadas
  • Dolor en el talón
  • Marcha sobre la punta
  • Dolores de crecimiento
  • Papilomas

Para el diagnóstico y tratamiento de estas complicaciones se suele realizar un estudio biomecánico de la pisada para analizar cómo se comportan determinadas partes del cuerpo tanto en estático como en movimiento.

Podología geriátrica

Con los años aparecen enfermedades como la artritis y la artrosis que afectan a las articulaciones, en ese caso a las de los pies. A eso se le suman otras afecciones como la osteoporosis, todas patologías que suelen aparecer con el paso de la edad y que generan mucho dolor. La podología geriátrica trata los mismos problemas que la podología general, pero también se añaden los específicos derivados de la edad.

Entre los problemas más tratados podemos encontrar:

  • Espolones
  • Pies hacia dentro
  • Pies planos
  • Pies cavos
  • Pies valgos
  • Juanetes
  • Callos
  • Grietas y llagas
  • Deshidratación de la piel
  • Onicogrifosis
  • Onicodistrofia
  • Mala posición de los dedos
Podología deportiva

Si realizas alguna actividad física de manera habitual, esta rama de la podología puede ayudarte a prevenir lesiones y mejorar tu rendimiento. Con el estudio biomecánico de la marcha se pueden corregir desajustes en tu manera de pisar que pueden provocar lesiones o dolencias a largo plazo.

Recuerda que …

Tus pies soportan todo el peso de tu cuerpo por lo que imprescindible cuidarlos. En Asegura Salud somos consientes de ello, por eso incluimos la cobertura de podología en nuestros seguros de salud. Infórmate sin compromiso llamando al  910 37 43 80  o escribiendo a info@asegura-salud.com.

Aún no hay comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¡Calcula tu precio!

Nuestros últimos tweets

¿Vas a #Cambiar de #SeguroDeSalud? Conoce los factores más #Importantes que debes tener en cuenta en la nueva póliza. ⏭️ ow.ly/BQmt50MxBzu #Salud #SeguroMédico #SomosSalud